Jueves, 13 Marzo 2014

Los cristianos en el arte y las comunicaciones


Escrito por 

El arte y la comunicación son parte del orden creado por Dios. No pueden catalogarse como entidades Cristianas o no-Cristianas. Sin embargo, pueden usarse para bien o para mal. El arte y la comunicación no son sinónimos ni funciones mutuamente exclusivas de la economía divina. La comunicación es el acto por el cual se comparten pensamientos, ideas, información y necesidades. Las artes, sea que comuniquen o no, son expresiones de la creatividad de Dios manifiesta por medio del hombre.

El hombre, creado a la imagen de Dios, tiene la capacidad de crear y comunicarse. Por lo tanto, toda tarea artística y toda comunicación involucran más que destrezas técnicas. Su propósito es glorificar a Dios. Para llevar esto a cabo las artes y la comunicación en su totalidad deben ser llevadas cautivas a la forma de pensar de Cristo como en cualquier otra parte, han de estar “en el mundo pero no ser del mundo”. Han de ser embajadores del Reino de Dios, llenos con el Espíritu de Dios, ser “la sal de la tierra” y “la luz del mundo” (Mateo 5:13, 14) Cristo es el estándar de la excelencia. “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” (Colosenses 3:23).

En la estructura de esta excelencia, el arte y la comunicación deben reflejar la más alta calidad posible de trabajo creativo dependiendo de los recursos disponibles. Dado que todas las habilidades son dadas por Dios, podemos alcanzar la excelencia cuando la sometemos al señorío de Jesucristo y a la guía del Espíritu Santo. Esta guía viene de la comunicación con Dios a través de la oración, el estudio de la Palabra y otras disciplinas bíblicas vitales para ser un Cristiano.

El arte y la comunicación tienen una gran influencia sobre la sociedad al dar forma a la visión humana de la realidad. Una carrera o llamado en estos campos debe considerarse como una poderosa arma ya que bien utilizada, pude cambiar familias, gobiernos, entidades educativas, y claro las artes y los medios masivos de comunicación; creo firmemente que aunque estamos cada vez más presente en las artes y los medios masivos de comunicación, nuestro impacto no está siendo efectivo y de suficiente influencia como para un cambio fuerte en la sociedad y sus valores, un ejemplo claro lo podemos ver recientemente en los países Latinoamericanos que han aprobado las leyes de aborto y matrimonios homosexuales; también en las universidades y colegios donde vemos cada vez más historias de vidas llenas del vacío de Dios, como líderes estamos llamados a transformar naciones, cambiar leyes, traer orden al caos, paz a las guerras y anunciar a todos las buenas nuevas.

¿Lo estamos haciendo? Considero que en un bajo porcentaje sí, pero no es suficiente, es necesario despertar y entender los tiempos y las herramientas que Dios nos da en siglo 21, para alcanzar a la juventud. Hoy más que nunca tenemos acceso a 5 millones de personas per medio de un video ( YouTube), y la capacidad de convocar millones en plazas por medio de redes sociales ( FaceBook), Estamos viviendo tiempos claves y finales, donde no podemos jugar a ser líderes y a la iglesia, debemos despertar y tomar nuestro lugar como cuerpo de Cristo. Es vital para los cristianos involucrarse y apoyar el arte y la comunicación, ya que ellos son el medio masivo de alcance y formativo de la sociedad, es el modelo de los jóvenes y adolescentes de este siglo, son los que ponen pautas de la vida. Te motivo a que si tienes un ministerio de arte o comunicación lo hagas con la más alta excelencia, y si no lo tienes, lo crees. Necesitamos en el cuerpo de Cristo más creativos, innovadores, y sobre todo líderes que actúe sobre la convicción de fe, pues “sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6).

Los Cristianos en el arte y las comunicaciones tenemos la obligación de “decir la verdad en amor” (Efesios 4:15). Debemos ser buscadores, presentadores y seguidores de Aquel que es la Verdad. Han de ser virtuosos, honestos, amables, creativos, humildes y diligentes. Debemos aprender el lenguaje y la gramática de cada uno de los medios con el propósito de comunicarnos bien. En la medida de lo posible, los Cristianos pueden usar todas las herramientas y recursos disponibles para cada género y medio tales como: el drama, la alegoría, el simbolismo, la metáfora, la comedia, la fantasía, el mito, el color, la forma y el ritmo, la radio, internet, medios escritos, tv, etc. Mi reto es simple: actúa y despierta, deja a Dios por medio de ti ser un medio de cambio masivo para establecer el Reino.

 

 

 

 

 

Por: Camilo Garcia

Consultor de Media y Broadcasting. Conferencista internacional y Comunicador social con un fuerte énfasis en relaciones públicas, mercadeo, promoción, creación de nuevos medios online y multiplataformas de Broadcasting media.